La leyenda del Conde Estruc ¿el primer vampiro español?
0 comentarios

El conde Estruc fue, según una leyenda catalana, un noble catalán del siglo XII llamado Guifred acusado de vampirismo. ¿Podríamos estar ante el primer caso de vampirismo en España?

La historia

El Compte Estruch -pronunciado cómo Estruc- fue, según una leyenda catalana, un noble catalán del siglo XII llamado Guifred.


 


La leyenda dice que el rey Alfonso II de Aragón envió al anciano Guifred hasta el castillo de Llers (L'Alt Empordà), en Gerona, una provincia al nordeste de España, muy cercana a Francia, donde murió asesinado en 1173. Al llevar una vida poco cristiana, el conde se convirtió tras morir en un ser endemoniado que chupaba la sangre de los lugareños de la zona y dejaba embarazadas a jóvenes que darían a luz a entes monstruosos que morirían recién nacidos.


 


 


Aterrorizó a la población cercana hasta que una anciana monja -en algunos casos un ermitaño judío que le hizo descansar con ritos relacionados con la cábala- consiguió acabar con él. El castillo perduró entero hasta que los atentados de la Guerra Civil Española (1936-1939) lo destruyeron en gran medida. Además, esta leyenda es uno de los escasos mitos españoles relacionados con el vampirismo, como la Guajona cántabra.


 



 


 


 


El vampiro se llamaba Estruc, el conde Estruc (nombre que con el tiempo derivó en Estruch), un apellido de procedencia occitana, Astruc (estrella) y con algunas ramas judías.


 


Era el año 1173 cuando un anciano noble, el conde Estruc, falleció asesinado y regresó a la vida convertido en un vampiro de aspecto joven y seductor. En aquella época Cataluña pertenecía a la Corona de Aragón, reinaba Alfonso el Casto pero dada su juventud Guillem de Torroja era su tutor y regente, además de Obispo de Barcelona.


 


 


Una leyenda escalofriante


Nos situamos en el año 1212, cuando los reyes de Cataluña-Aragón, Pedro II, Alfonso VIII de Castilla y Sancho VII junto con diferentes nobles extranjeros deciden acabar definitivamente con los musulmanes, en lo que ha pasado a la historia como la batalla de Las Navas de Tolosa (Jaén).Una batalla también contra el paganismo, la herejía y la brujería ya que se temía que los no cristianos se aliaran con los musulmanes del sur.


Ya desde los tiempos de Berenguer IV hubo un noble que se había distinguido por la lucha contra los “moros” en el reino de Valencia. Y, por suerte, había sido uno de los héroes extranjeros en ésta batalla , le llamaban o se hacía llamar Guifredo Estruch ó Strucc.


 


 


 


Ruinas del castillo de Llers (L'Alt Empordà)


 


 


Tras el conflicto con los árabes derrotados, algunos de los caballeros extranjeros se afincan en España, Strucc recibe un pequeño feudo en el norte de Girona, concretamente en la zona de Llers, tierra famosa por su relación con la brujería.


Parece ser que Alfonso II "el Casto”, y el Obispo Guillermo de Torroja, le encargaron al conde que erradicara el paganismo en las tierras del Ampurdán. Para ello le concedieron dirigir éste castillo de Llers. Fue en estas comarcas del Alto Ampurdán donde el conde se hizo destacar por su persecución contra la brujería y el paganismo.


Decían que fue un hombre que también destacaba por su caballerosidad y su buen trato con los súbditos que habitaban cerca de su fortaleza.Se casó con una mujer noble de la zona pero Strucc enviudó pronto, y el cadáver de su esposa fue enterrado en la colegiata de Sant Feliu de Girona, antiguo templo visigótico reconstruido en el siglo XII, donde existe aún hoy una tumba perteneciente a la esposa de un caballero de nombre Arnalli Estruccionis, muy posiblemente el Strucc del que estamos hablando.


 


 


 


 


Recreación de cómo debió der el castillo del conde Estruc en el siglo XII.


 


 


La vida del noble cambia drásticamente cuando se ve obligado a mandar ajusticiar a un grupo de mujeres acusadas de brujería. Dice la leyenda que antes de morir quemadas, aquellas mujeres maldijeron a Strucc. Algún tiempo después, éste murió-dicen- envenenado por un capitán de su ejército llamado Benach que pretendía a su hija Nuria, que también murió envenenada.


La muerte del noble coincidió con un año de malas cosechas y con una epidemia que envenenaba la sangre de animales y personas. Quizás el cólera o la peste transmitida por las ratas,Si a esto añadimos desapariciones de personas y animales,misteriosos ataques nocturnos, ya tenemos la leyenda del conde no-muerto, Pues en los pueblos empezaron a contar la historia de "un anciano conde, víctima de la maldición de una bruja y que, como un apuesto joven, volvía del reino de los muertos para chupar la sangre de animales y mujeres".


 


 


Instrumentos de tortura del conde Estruc.


 


 


El miedo se apodera rápidamente del pueblo, el cura atribuye estos fatídicos hechos a la maldición del conde, el pueblo determina finalmente llamar a un monje cabalista de una población cercana que, ayudado por sus conocimientos mágicos y esotéricos, logre destruir la maldición y que el conde Strucc, vuelva a descansar eternamente en paz.


No se tiene ninguna documentación histórica sobre la existencia del conde Estruch, todo procede de la tradición oral Catalana. Se cuenta que la documentación que existía se perdió en las ruinas del castillo de Llers, que fue utilizado como polvorín y bombardeado por la Legión Cóndor durante la Guerra Civil. Es posible que el mito se construyera con datos de varias personas reales, como pasa con otros personajes legendarios.

la leyenda del conde Estruch cruzó la historia durante tantos siglos, porque algo debió impresionar profundamente a sus protagonistas para que conservaran éste relato pasándolo de padres a hijos.


 


  


El conde Estruch sería recordado para siempre por ser aquel personaje que por culpa de una maldición, cambió su condición de hombre justo y valiente, por la de un siniestro vampiro….Quizá si Bram Stoker hubiera conocido la leyenda del conde Estruc hubiera centrado su famosa novela "Drácula" en Cataluña.

Votar:
Comentarios
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.