Hubo aeroplanos en el pasado remoto
0 comentarios

El objeto de la foto se encontró en 1898 en una tumba en Saqqãrah, Egipto, y posteriomente se fijo la fecha de su confección, resultando ser de más o menos 200 años antes de Cristo. Dado que...

La historia

Fue redescubierto por el Dr. Khalil Messiha cuando estudiaba modelos hechos por los antiguos egipcios. El descubrimiento fue considerado tan importante por el gobierno egipcio que se estableció un comité especial de científicos de primera línea para estudiarlo. Como resultado de sus hallazgos, se instaló una muestra especial en el hall central del
museo de El Cairo, con el pequeño modelo de madera como pieza central. Fue reetiquetado como modelo de aeroplano.

Para dilucidar las razones de la decisión del comité, sin precedentes en el campo de la arqueología, debemos considerar algunos aspectos del modelo. Tiene las proporciones exactas de una forma muy avanzada de planeador a motor. Este tipo de planeador puede mantenerse en el aire sin motor, aunque tiene uno muy pequeño que lo ayuda a ir a una baja velocidad, de alrededor de 65 a 100 km/h.
La capacidad de soportar la carga del motor y volar así se debe de la curiosa forma de las alas y de sus proporciones: las alas están invertidas, lo que se llama un ala Reversedihedral [debo una traducción de este término a los lectores]. Un tipo similar de alas curvadas se utiliza en el Concorde, y son ellas las que le dan a este avión un máximo de capacidad de elevación sin frenarlo.
En este contexto, parece prácticamente imposible que alguien, hace más de 2000 años, por alguna razón haya proyectado un modelo de un artefacto volador de semejantes características avanzadas, que requiere un extenso conocimiento de aerodinámica. Desde ya que la historia y la arqueología nos dicen que no había nada parecido a aeroplanos en aquellas épocas. Pero este caso marca un interrogante, que viene a quebrar una cantidad de conceptos de la rígida visión actual de la ciencia. Es necesario remarcar que se sabe que los egipcios hacían modelos en escala de prácticamente todos los proyectos y construcciones que planeaban construir.
Ahora, ¿estaría el concepto de aeroplano limitado al antiguo Egipto? No parece ser el caso. En una área que se extiende entre Centroamérica y las costas de Sudamérica se hallaron objetos de adorno metálicos de una fecha estimada entre 500 y 800 años después de Cristo, aunque no es posible fechar su antigüedad con exactitud debido a que son de oro. La fecha se ha calculado, esencialmente, en base a la estratigrafía que se utiliza en las excavaciones arqueológicas y paleontológicas, que a veces puede ser engañosa. Sin embargo, se puede afirmar con seguridad que esos objetos de oro tienen una antigüedad de por lo menos 1000 años.
Hay otras culturas que mencionan vehículos voladores de un tipo u otro. El caso más conocido es en la épica de la India, especialmente el Mahábhárata y otras fuentes Védicas, como el Bhágavata Purána y Rámáyana. Los ingenios voladores son llamados vimánas y son discutidos extensamente en el Vaimánika Shástra, donde se describen una multitud de máquinas con diferentes propósitos y capacidades.
La Biblia tiene ejemplos, también. Otra fuente es el Libro de Enoch, en particular en la versión eslava, donde no sólo se describe el vuelo aéreo sino también en el espacio exterior, incluyendo efectos relativísticos: Enoch pasa varios días en la nave voladora, pero cuando retorna a la Tierra han pasado siglos.
Sólo como curiosidad, presento a continuación un par de fotos relacionadas con los objetos de oro de la antigua América que se asemejan a los aeroplanos modernos. La primera foto muestra un grupo que construyó un modelo del avión de las figuras de oro y la otra fue tomada en un pueblo de los EEUU y muestra un avión (quizá experimental, pues es raro) que circulaba abiertamente por el cielo. La semejanza es enorme.
Votar:
Comentarios
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.